Tubo-otitis: qué es, síntomas y diagnóstico, tratamiento y prevención

Entre las enfermedades otorrinolaringológicas, a menudo se encuentra la tubo-otitis de una o dos caras: qué tipo de dolencia es y cómo tratarlo en casa, muchas personas que han experimentado sus síntomas característicos están interesadas. A menudo, la patología también se llama Eustaquitis, pero esta patología es una lesión localizada de la trompa de Eustaquio. La tubo-otitis es una enfermedad del oído medio. Afecta a algo más que a la trompa de Eustaquio. La tubo-otitis es una combinación de otitis media y eustaquitis. Las dolencias están estrechamente relacionadas tanto en los síntomas como en los métodos de tratamiento.

Artículos relacionados
  • Bambú: cómo cuidar una planta de interior
  • Receta de macarrones con foto. Cómo cocinar pasteles de macarrones en casa paso a paso
  • Tratamiento de cataratas sin cirugía con medicamentos

¿Qué es la tubo-otitis

Este es el nombre de una enfermedad caracterizada por la inflamación catarral de la membrana mucosa del oído interno, la causa común de que es una disfunción del tubo auditivo. A menudo, el término "tubo-otitis" se sustituye por "eustaquitis". Esta enfermedad tiene varios códigos según la CIE-10:

  • H68 "Inflamación y bloqueo de la trompa de Eustaquio";
  • H69 "Otras enfermedades de la trompa de Eustaquio".

El desarrollo de la enfermedad comienza con una infección a través de la nariz o la garganta hasta la trompa de Eustaquio. Su apertura está en la nasofaringe. La infección causa inflamación de la membrana mucosa, lo que provoca hinchazón. Como resultado, la luz del tubo se estrecha, lo que provoca eustaquitis. Desarrollo adicional de la enfermedad:

  1. El tubo entra en el oído medio, por lo que gradualmente la inflamación se extiende hacia él. También se produce edema de la membrana mucosa.
  2. Debido a la inflamación, el exudado comienza a secretarse: mucoso, purulento o seroso.
  3. Se acumula, llena la cavidad timpánica, después de lo cual rompe la membrana y entra en el canal auditivo.

La consecuencia de estos procesos es una violación de la ventilación del oído medio y una caída de presión, lo que asegura la conducción de los impulsos sonoros. Aunque el exudado puede no salir debido al tubo auditivo bloqueado. Ésta es la principal causa de discapacidad auditiva. Los niños a menudo se enferman de tubo-otitis, ya que sus órganos auditivos y olfativos no están completamente desarrollados.

Causas

Las principales razones para el desarrollo de tubo-otitis son virus y bacterias que ingresan a la trompa de Eustaquio a través de la nasofaringe. Este proceso es típico de la angina, la sinusitis, la rinitis aguda o crónica, la faringitis y otras enfermedades otorrinolaringológicas. Entre las bacterias, los estafilococos y los estreptococos provocan tubo-otitis. De los virus, la enfermedad es causada por influenza o adenovirus. Otras razones para el desarrollo de tubo-otitis:

  • tos ferina;
  • difteria;
  • sarampión;
  • infecciones fúngicas;
  • inflamación de las adenoides;
  • hipertrofia de cornetes;
  • pólipos;
  • reacción alérgica a ciertos medicamentos;
  • recurrencia de amigdalitis crónica;
  • escarlatina;
  • faringitis bacteriana.

Formas de percolación

La clasificación principal de tubo-otitis la divide en tipos, teniendo en cuenta la naturaleza del flujo. Según este criterio, se describen dos formas de la enfermedad:

  1. Agudo. Este tipo dura alrededor de 1 a 2 semanas. La tubo-otitis aguda se caracteriza por síntomas más pronunciados. El tratamiento adecuado le permite detener los signos de patología en solo unos días.
  2. Crónico. La duración de este formulario es de 1 mes a un año o más. Se desarrolla debido a la falta de tratamiento para la forma aguda, que se vuelve crónica. Los síntomas de la enfermedad son menos pronunciados aquí, y la patología en sí se caracteriza por un cambio en los períodos de remisión y recaídas.

Sitio de localización

La inflamación puede afectar un oído o ambos. En el primer caso se diagnostica tubootitis unilateral. No es tan severo, puede ser del lado derecho o del lado izquierdo. La tubootitis aguda bilateral es un diagnóstico que se da con más frecuencia a los niños. La enfermedad afecta inmediatamente al tubo auditivo derecho e izquierdo. Debido a esto, la tubo-otitis bilateral se considera más peligrosa, especialmente para pacientes más jóvenes. En los adultos, es menos común. Se les diagnostica con más frecuencia tubo-otitis del lado derecho o izquierdo. La principal causa es un sistema inmunológico debilitado.

Síntomas

Las formas aguda y crónica de tubo-otitis se caracterizan por ciertos síntomas. Los signos generales de la enfermedad pueden ser leves hasta que la inflamación llega al oído medio. Después de eso, los síntomas se vuelven más graves, hasta la pérdida de audición. Entre los signos comunes a ambas formas de la enfermedad se encuentran los siguientes:

  • pérdida auditiva;
  • sensación de congestión en los oídos;
  • autofonía, cuando una persona escucha el eco de su propia voz;
  • ruido intermitente en el oído;
  • aumento de la fatiga;
  • náuseas;
  • dolor de cabeza;
  • sensación de pesadez en un lado, según se trate de tubo-otitis del lado derecho o del lado izquierdo;
  • Sensación de líquido que se desborda en el oído al inclinar o girar la cabeza.

Tubo-otitis aguda

Esta forma de tubo-otitis se caracteriza por un estado de salud estable. La temperatura no siempre sube, más a menudo permanece dentro del rango normal. Rara vez se siente un aumento del síndrome de dolor. Los principales síntomas de la forma aguda de tubo-otitis son:

  • una sensación de desbordamiento de líquido en el oído;
  • congestión en uno o ambos oídos;
  • pesadez en la cabeza del oído afectado;
  • resonancia en el oído de la propia voz;
  • tinnitus;
  • Pérdida auditiva debido a la pérdida de sonidos de baja frecuencia.

Tubo-otitis crónica

Si una forma aguda ocurre como resultado de la acción de una infección, entonces la forma crónica es su consecuencia en ausencia de tratamiento o recaídas frecuentes. Debido a una violación de la permeabilidad de la trompa de Eustaquio, sus paredes se pegan y los síntomas de la tubo-otitis se vuelven permanentes. Las principales características de esta forma son:

  • una disminución constante en la luz de la trompa de Eustaquio;
  • enrojecimiento parcial de la mucosa;
  • discapacidad auditiva;
  • pérdida auditiva persistente;
  • atrofia de la mucosa, esclerosis;
  • una sensación de presión y plenitud en el oído;
  • áreas hiperémicas en la mucosa.

Tubo-otitis bilateral en niños

La tendencia de los niños a la tubo-otitis bilateral se explica por el hecho de que tienen una oreja más corta y uniforme canal en comparación con los adultos. Esto facilita que las bacterias y los virus entren en el oído medio. En los niños, la enfermedad suele ir acompañada de escalofríos, fiebre y dolor agudo en los oídos. Otros síntomas característicos de la tubo-otitis bilateral son:

  • pérdida de audición;
  • vesículas múltiples en el conducto auditivo externo;
  • orejas crepitantes;
  • hiperemia y edema del pabellón auricular;
  • la audición se restaura solo al tragar saliva, toser y estornudar.

Los bebés se tocan constantemente por la oreja que les molesta. Los niños pequeños tratan de apoyarlo contra su madre o cualquier superficie. Debido al dolor y la incomodidad, el niño se pone de mal humor e inquieto. Puede dormir mal, comer o negarse a comer por completo. En los niños pequeños con tubo-otitis, puede aumentar la temperatura. En la forma crónica, tienen secreción del oído. En este contexto, el niño tiene problemas de audición. Estos signos pueden desaparecer y reaparecer.

Complicaciones de la enfermedad

Las principales consecuencias de la tubo-otitis son la hipoacusia y la sordera. El riesgo de su desarrollo es mayor en el caso de la forma crónica de la enfermedad. Es el más peligroso, por lo tanto, la patología debe tratarse desde los primeros signos. Otras posibles complicaciones:

  • problemas con el aparato vestibular;
  • penetración de la infección desde el oído hasta el cráneo;
  • meningitis;
  • disfunción de la membrana timpánica;
  • otitis media purulenta;
  • pérdida auditiva neurosensorial;
  • absceso;
  • sepsis.

Diagnóstico

El otorrinolaringólogo examina primero la cavidad nasal y los oídos del paciente para diagnosticar la enfermedad. Estos son procedimientos de rinoscopia y otoscopia. Ayudan a examinar la membrana mucosa de la nasofaringe, la boca de la trompa de Eustaquio, los extremos de los cornetes. Como resultado, se puede identificar la causa del estrechamiento del lumen. La rinoscopia se realiza con un espéculo nasofaríngeo especial.

(0

La otoscopia es un procedimiento que examina el estado del canal auditivo y el tímpano. Con el desarrollo de la eustaquitis, hay edema e hiperemia de la membrana mucosa. Si la enfermedad se ha extendido a la etapa perforada, la secreción de la membrana timpánica y la perforación se vuelven visibles. Otros métodos de diagnóstico de patología:

  • soplar los oídos según Politzer: un procedimiento en el que se inserta la punta del globo en una fosa nasal, se sujeta la segunda y luego se inyecta aire. liberado para comprobar la permeabilidad del tubo auditivo;
  • hemograma completo;
  • análisis de orina;
  • hisopo de oídos para;
  • pruebas de audio - pruebas de audición;
  • radiografía;
  • tomografía computarizada.

Tratamiento de la tubo-otitis

Contra esta enfermedad, se prescribe una terapia compleja, que tiene como objetivo suprimir la infección en el tracto respiratorio superior, reduciendo los signos de inflamación y restableciendo la permeabilidad normal del tubo auditivo. El tratamiento de la tubo-otitis en adultos prácticamente no difiere de los métodos elegidos para los niños. A los pacientes pequeños se les recetan medicamentos con más cuidado, porque muchos de ellos tienen restricciones de edad. En general, el régimen de tratamiento se puede mostrar de la siguiente manera:

  1. Eliminación del patógeno. Si las bacterias son la causa de la patología, debe tratarse con medicamentos antibacterianos. La inflamación purulenta puede suprimir los antibióticos de los grupos macrólido y penicilina.
  2. Alivio del dolor. Se lleva a cabo mediante el nombramiento de analgésicos.
  3. Eliminación de alergias. Si la enfermedad es de naturaleza alérgica, sus síntomas se alivian con antihistamínicos.
  4. Expulsión del tubo auditivo. Este método ayuda a restaurar su permeabilidad.
  5. Cateterismo de la trompa de Eustaquio. Se realiza mediante catéteres que se insertan en la cavidad del oído medio. A través de ellos llega la medicina, por ejemplo, adrenalina o hidrocortisona, que mejoran la permeabilidad del tubo.

Se pueden prescribir procedimientos fisioterapéuticos en el contexto del tratamiento farmacológico para acelerar la recuperación. La lista incluye:

  • calentar calor seco;
  • masaje del tímpano;
  • irradiación ultravioleta local;
  • terapia con láser en la boca de la trompa de Eustaquio;
  • exposición del oído medio a corrientes de alta frecuencia.

Medicamentos

Tomar medicamentos es el método principal para tratar la tubo-otitis. Se pueden recetar diferentes grupos de medicamentos según los síntomas del paciente, que incluyen:

  1. Antihistamínicos. Estos fondos se toman oralmente. Esta categoría incluye medicamentos como Suprastin, Diazolin, Loratadin y Tsetrin.
  2. Antibióticos. Efectivo en el caso de la naturaleza bacteriana de la eustaquitis. Su médico puede recetarle azitromicina o amoxiclav y algunos antibióticos sulfa.
  3. Vasoconstrictor local. Esto incluye gotas y aerosoles para la cavidad nasal como Otrivin, Sanorin, Tizin, Galazolin.
  4. Vitaminas e inmunomoduladores. Imunorix, Bronchoimunal, Polyoxidonium ayudan a aumentar las propiedades protectoras del cuerpo.

Antihistamínicos

En la eustaquitis alérgica, los antihistamínicos son el pilar del tratamiento. Alivian la hinchazón y el enrojecimiento de la membrana mucosa. De los medicamentos antialérgicos se pueden prescribir los siguientes:

  1. Cetrin. Disponible en forma de tabletas y jarabe. La ventaja de este último es que se puede utilizar en niños mayores de 2 años. Ambas formas del fármaco tienen efectos antipruriginosos y antiexudativos. La desventaja son los posibles efectos secundarios.
  2. Loratadina. Este es un agente antialérgico de segunda generación. Basado en la sustancia del mismo nombre. También se produce en dos formas: comprimidos y jarabe, que está permitido a partir de los 2 años. La ventaja del medicamento es que actúa dentro de las 8-12 horas posteriores a la aplicación. Vale la pena señalar que Loratadine tiene más contraindicaciones que Cetrin.
  3. ​​

Antibióticos

La terapia con antibióticos es eficaz para la eustaquitis bacteriana. Puede ser no solo tabletas para administración oral, sino también gotas para aplicación tópica e inyecciones para administración intramuscular. No puede recetar antibióticos usted mismo, porque cada medicamento es eficaz solo contra bacterias específicas. Esto solo puede ser determinado por un médico después de que se tome un frotis. Entre los antibióticos que se prescriben a menudo:

  1. Amoxicilina. El componente principal es la sustancia del mismo nombre. Además, una gran cantidad de formas de liberación de medicamentos. La suspensión está permitida para niños menores de 5 años. También hay comprimidos, cápsulas y gránulos. Todas las formas de liberación tienen un amplio espectro de acción en relación con las bacterias grampositivas aeróbicas. La desventaja es la gran cantidad de reacciones secundarias.
  2. Cefazolina. Es un antibiótico para inyección intramuscular e intravenosa. Se utiliza para casos más graves. La lista de efectos secundarios es mucho menor en comparación con otros antibióticos similares. La ventaja es tanto la velocidad del medicamento como la posibilidad de usarlo en niños mayores de 1 mes. La desventaja es que el producto se vende solo con receta médica.

Gotas para los oídos para la eustaquitis

Los antibióticos para la eustaquitis se pueden recetar en forma de gotas. Están pensados ​​para uso tópico en casa. Debido al uso directamente en el foco de la lesión, aumenta la efectividad del tratamiento. Las gotas efectivas contra esta enfermedad son las siguientes:

  1. Otofa. Las gotas se basan en rifamicina sódica, una sustancia que inhibe el desarrollo de bacterias. La ventaja del fármaco es que tiene una baja absorción sistémica. Además, prácticamente no conduce a la aparición de reacciones secundarias. Estas gotas para tubo-otitis también se pueden usar para tratar a niños.
  2. Normax. Gotas a base de norfloxacina. Esta sustancia exhibe acción antimicrobiana contra bacterias aerobias gramnegativas y gramnegativas. Menos: no se puede usar en menores de 12 años y en embarazo. La ventaja es que en caso de un curso severo de la enfermedad, se pueden usar gotas cada 3 horas hasta que mejore la condición.

Tratamiento con alcohol bórico

Este método se denomina más a menudo medicina tradicional. El alcohol bórico se vende en cualquier farmacia. La herramienta pertenece a la categoría de presupuesto. Su principal propiedad es su efecto bactericida. El tratamiento de la eustaquitis en el hogar con alcohol bórico se lleva a cabo de la siguiente manera:

  • acostarse del lado opuesto al oído enfermo;
  • Sostenga la botella de alcohol en sus manos durante un par de minutos para calentarla;
  • luego extraiga 3-4 gotas de líquido en una pipeta;
  • inculcarlos en el canal auditivo;
  • acostarse durante 10 minutos;
  • al final del procedimiento, cierre el canal auditivo con un hisopo de algodón;
  • repita el procedimiento 2-3 veces durante el día hasta que se alivie la afección.

Prevención

El objetivo principal de la prevención es reducir la tensión en las aurículas. Si es propenso a las enfermedades del oído, no debe bucear bajo el agua, hacer montañismo ni utilizar el transporte aéreo. Para prevenir el desarrollo de la eustaquitis, es necesario tratar las infecciones virales y bacterianas a tiempo. Otras medidas para prevenir la enfermedad:

  • fortalecen el sistema inmunológico;
  • comer bien;
  • ponerse un sombrero durante la estación fría;
  • templar la carrocería;
  • evitar hipotermia, corrientes de aire;
  • consultar a un médico ante los primeros síntomas de congestión del oído;
  • sonarse la nariz correctamente en caso de resfriado, primero pellizcando una fosa nasal, luego la otra, sin hacer ningún esfuerzo;
  • evitar lesiones en la nariz, cabeza, oídos;
  • abandona los malos hábitos;
  • usan fármacos vasoconstrictores para enfermedades alérgicas o respiratorias.

Video

¡Atención! La información presentada en el artículo tiene únicamente fines informativos. Los materiales del artículo no requieren autotratamiento. Solo un médico calificado puede diagnosticar y dar recomendaciones de tratamiento, según las características individuales de un paciente en particular.
.