¿Su hijo se enferma con frecuencia? Elegir las vitaminas adecuadas para la inmunidad.

Muchas madres están familiarizadas con las tres letras misteriosas del BSR, que los médicos ingresan cuidadosamente en el historial médico de los niños. Esta abreviatura se descifra como un niño frecuentemente enfermo y genera a las madres muchos problemas y pensamientos perturbadores. Antes de que la madre tenga tiempo de dejar un hospital y llevar al niño al jardín de infancia, el próximo se vislumbra en el horizonte como resultado de esta campaña.

Mamá ya se está convirtiendo en una experta en el tratamiento de la rinitis, la amigdalitis y otras enfermedades desagradables de los niños, pero no sabe cómo interrumpir este círculo vicioso de enfermedades en su bebé.

Artículos relacionados
  • Ensalada Funchose
  • Tratamiento de la disentería en adultos a domicilio. Tratamiento farmacológico y alternativo de la disentería en adultos
  • Debut de corte de pelo de mujer (FOTOS)

Por supuesto, todo padre quiere que su hijo esté sano. En el camino hacia la consecución de este objetivo, las manos de las mamás, los papás y los abuelos nunca se rinden. Pero todo resulta no ser tan sencillo. Al final, todo se reduce al hecho de que necesita fortalecer la inmunidad del niño. Y esto no es un trabajo fácil debido al hecho de que las opiniones de los médicos en este asunto son a menudo vagas, contradictorias y ambiguas.

Primero, veamos qué requisitos previos pueden ser para que las funciones protectoras del cuerpo del niño estén en un nivel suficientemente alto.

El niño come correcta y regularmente, solo come alimentos saludables, su dieta contiene suficientes vitaminas y oligoelementos y los intestinos tienen una microflora normal (solo las madres saben lo difícil que es alimentar a un niño con verduras al vapor, por ejemplo, en lugar de patatas fritas (es aún más difícil entender qué vitaminas dar a tu descendencia y en qué momento).

El niño pasa suficiente tiempo al aire libre y se mueve activamente (todo es un poco más fácil aquí, lo principal es quitarse el teléfono con juegos y dibujos animados de sus manos a tiempo).

El niño no tiene enfermedades inmunes (ante la menor sospecha de esto, un inmunólogo debe realizar un examen completo).

Entonces, resulta que el secreto de una inmunidad tan débil de un niño frecuentemente enfermo puede estar escondido en la falta de vitaminas y nutrientes. En primer lugar, debe prestar atención a la nutrición: definitivamente reduzca la harina en la dieta, excluya la comida rápida, agregue verduras y frutas, salvado, fibra, conecte las vitaminas de los niños de la farmacia. Al elegir este último, las madres a menudo tienen dificultades, porque los médicos no especifican y la elección en las farmacias es muy grande. Al elegir vitaminas para niños, primero debe prestar atención a:

  • composición (para que se creen a base de jugos naturales, no contienen colorantes ni otros aditivos nocivos, y la concentración de oligoelementos, vitaminas y minerales útiles debe ser lo más equilibrada y reflexiva posible);
  • color (no debe ser muy brillante);
  • sabor (es muy importante que al mismo tiempo todos tengan un sabor agradable, de lo contrario el niño simplemente no los comerá y su ingesta se convertirá en otro estrés para la madre y el niño);
  • fabricante (idealmente, cuando dichos medicamentos tienen su propia garantía de calidad y alta tecnología, en este asunto el fabricante europeo tiene una gran ventaja sobre el chino).

Por lo general, cuando el médico no puede obtener una respuesta sobre qué vitaminas son las mejores para el niño, la madre misma va a la farmacia y escucha la opinión del farmacéutico. Pero esto también puede ser incorrecto. Esto se debe a que no se excluye un escenario cuando la farmacia aconseja productos específicos que necesitan promover. Y, en realidad, es posible que esto no sea lo que necesita en absoluto. Si siente que el farmacéutico recomienda compulsivamente un determinado medicamento, sin escuchar sus necesidades, este es definitivamente un caso así. Entonces no debes hacer compras apresuradas. Aún debe estudiar las vitaminas recomendadas con más detalle: infórmese de ellas con su médico y consulte sobre fuentes confiables en Internet. Por lo tanto, solo queda una cosa: escuchar su experiencia y conocimiento, profundizar en la esencia del problema con más detalle y elegir para su hijo solo lo que lo beneficiará. ¡Salud e inmunidad fuerte para usted y sus hijos! [treinta].