Parásitos intracelulares: diagnóstico y tratamiento de infecciones

Uno de los tipos de convivencia es el parasitismo. En este caso, los microorganismos utilizan a su huésped como fuente de alimento y como hábitat. Su crecimiento y desarrollo se produce a expensas del material celular del portador. Algunos parásitos pueden existir solo a expensas del huésped, mientras que otros pueden vivir en el medio ambiente. La infección por cualquier forma se produce desde el exterior de diferentes formas, más a menudo con un debilitamiento de la inmunidad. Se utilizan varios métodos de diagnóstico para detectar parásitos. Tras la confirmación de su presencia en el cuerpo, se prescribe un tratamiento especial.

¿Qué son los parásitos intracelulares?

Este es el nombre de las bacterias que infectan células, tejidos, órganos de organismos vivos, provocando su disfunción. Existen debido al parasitismo. El concepto es un tipo de convivencia en la que 2 o más organismos conviven durante mucho tiempo. Además, de ninguna manera están conectados filogenéticamente y su relación es antagónica. Resulta que un microorganismo usa a otro para la vida y la nutrición.

La peculiaridad de la morfología de las bacterias patógenas intracelulares es que solo se multiplican dentro de las células vivas. En los seres humanos, los agentes causantes de muchas enfermedades peligrosas pueden asentarse, incluidas la viruela, la rabia, la influenza, el sarampión, etc. En general, se distinguen las siguientes formas de formas intracelulares de actividad vital:

  • bacterias
  • champiñones;
  • multicelular, por ejemplo, Trichinella;
  • virus;
  • protozoos, por ejemplo, el plasmodium de la malaria.

Tipos de parásitos en el cuerpo humano

Existen varias clasificaciones de microorganismos patógenos intracelulares. El criterio principal para dividirlos en tipos es el estilo de vida. Dado esto, existen:

  1. Parásitos obligados. No pueden existir fuera de las células, sino que existen solo a expensas de su anfitrión. Ejemplos de parásitos de este tipo: clamidia, rickettsia, virus, agentes causantes del cólera, leptospira, micoplasma.
  2. Parásitos opcionales. Se diferencian en que viven tanto en el medio ambiente como en el cuerpo del usuario. En el cuerpo del huésped, se multiplican intracelularmente, aunque pueden hacerlo extracelularmente. Ejemplos de este tipo de parásito son los agentes causantes de tularemia, brucelosis, tuberculosis e infección meningocócica.

Otro criterio de clasificación es el área de localización. Los microorganismos patógenos pueden vivir dentro de una persona o en el ambiente externo en la superficie de su cuerpo. Dependiendo de esto, se dividen en:

  1. Endoparásitos. Estos incluyen gusanos parásitos y parásitos protozoarios.
  2. Ectoparásitos. Existen en la superficie de la dermis. Algunos ejemplos son piojos, garrapatas, mosquitos, sanguijuelas, tábanos y hongos.

Según la duración del contacto con el huésped, los microorganismos se dividen en estacionarios y periódicos. Los parásitos temporales utilizan el cuerpo del huésped solo durante la fase de alimentación. De lo contrario, vive libremente en la naturaleza abierta. Los temporales incluyen mosquitos, tábanos, mosquitos, garrapatas. Los parásitos intracelulares permanentes interactúan con el huésped durante mucho tiempo, pasando toda su vida en su cuerpo. Ejemplos de tales microorganismos son hemosporidios, triquinella, piojos, picazón, oxiuros, lombrices intestinales.

Obligatorio

Los parásitos intracelulares obligatorios son microorganismos que viven y se reproducen solo en la célula de su huésped. Por esta razón, mueren cuando están en el medio externo durante mucho tiempo. Este grupo de parásitos es el más numeroso. Incluye gusanos, virus, bacterias. Incluso con una estructura primitiva, tales microorganismos son capaces de poner una gran cantidad de huevos.

Los huéspedes del parásito son intermedios y básicos. Estos últimos son necesarios para la vida de las personas sexualmente maduras. Se localizan principalmente en un área en células, tejidos, cavidades o en la superficie del cuerpo. Entre los parásitos obligados más comunes se encuentran:

  1. Clamidia. Penetran en el cuerpo durante las relaciones sexuales y provocan clamidia. Esta enfermedad del sistema genitourinario a menudo debe tratarse con ambos socios.
  2. Rickettsia. Una persona se infecta con ellos al comer huevos crudos o al ser mordida por ratones. Si no se detecta a tiempo, las rickettsias causan tifus y fiebre manchada.
  3. Virus. Este es el grupo de microorganismos más peligroso, pero al mismo tiempo está poco estudiado debido a su amplia variedad.

Parásitos facultativos

En el caso del parasitismo facultativo, el microorganismo se adapta al huésped como un hábitat positivo y una fuente de alimento. Para hacer esto, el anfitrión puede deshacerse de todos sus órganos. Solo los sistemas de reproducción y alimentación permanecen sin cambios. Estos microorganismos pueden existir tanto dentro como fuera de las células del cuerpo de su huésped.

Una vez ingeridos, los protozoos continúan desarrollándose. Con un sistema inmunológico fuerte, se perciben como un cuerpo extraño, por lo que mueren y se excretan de forma natural. En el anfitrión, las perchas solo se multiplican. El resto de los ciclos de su desarrollo se dan en el medio externo, en el organismo de los animales o del ser humano. Durante un ciclo completo, algunos microorganismos cambian varios huéspedes. Los parásitos facultativos más comunes son:

  1. Staphylococcus aureus enterotoxigénico. Cuando ingresa a los intestinos, envenena el cuerpo, provocando cambios patológicos en los sistemas cardiovascular y digestivo. La temperatura del cuerpo humano es óptima para la reproducción de estafilococos.
  2. Streptococcus. Bacterias globulares que infectan el tracto respiratorio humano. Causan escarlatina, malestar intestinal, rinitis.
  3. Klebsiella. Esta bacteria es condicionalmente patógena. Provoca enfermedades gastroenterológicas, neumonía, conjuntivitis, inflamación del tracto urinario.
  4. Salmonella, Brucella, Shigella. Causar infecciones intestinales. Las toxinas producidas por estas bacterias también afectan el sistema nervioso, los vasos sanguíneos y provocan insuficiencia renal.

Vías de infección

Cualquier microorganismo parásito elige a un ser humano o un animal como portador. Puede infectarse con ellos, pero de diferentes maneras. Los principales son los siguientes:

  • intrauterino - de madre a hijo;
  • genital - a través de las membranas mucosas de la vagina, uretra, ano;
  • en el aire: al estornudar, toser;
  • hogar - a través del agua, objetos, comida;
  • contacto - cuando la superficie del cuerpo entra en contacto con una fuente patógena.

  • Miramistina con aftas
  • Artritis de la articulación de la rodilla: síntomas y tratamiento de la enfermedad
  • Cómo tratar la glándula tiroides en mujeres con remedios caseros

Signos generales de infección

Puede sospechar la presencia de parásitos en su cuerpo por ciertos signos. Los síntomas están determinados por el tipo de patógeno. En cada caso, hay una serie de características distintivas. Los médicos también identifican una serie de signos comunes que indican la presencia de parásitos. La lista incluye síntomas como:

  • picazón y sarpullido en la piel;
  • secreción con olor desagradable de los genitales, ardor en su área;
  • dolor muscular;
  • debilidad;
  • prurito;
  • fiebre;
  • un estado de depresión;
  • náuseas;
  • indigestión;
  • insomnio;
  • disminución del apetito;
  • cambio en el peso corporal;
  • fatiga;
  • irritabilidad;
  • insomnio;
  • infecciones del tracto genital.

Diagnóstico

Solo la presencia de ciertos síntomas para el diagnóstico no es suficiente, por lo que el médico prescribe una serie de procedimientos para el paciente. Incluyen métodos de diagnóstico instrumentales y de laboratorio. Los principales son;

  • radiografía;
  • examen de ultrasonido;
  • análisis de heces;
  • intubación duodenal;
  • endobiopsia y endoscopia;
  • análisis de orina;
  • examen de una muestra de esputo - en caso de sospecha de paragonimiasis.

Los estudios inmunológicos son más comunes en la actualidad para los parásitos sospechosos. Determinan la presencia de antígenos y anticuerpos contra agentes patógenos en la sangre del paciente. Los siguientes estudios inmunológicos son muy precisos:

  1. Métodos serológicos, incluidos RAL, RSK. Determine la presencia de anticuerpos lgG, lgM, lgA en la sangre. Indican la presencia de patógenos patógenos en el cuerpo.
  2. Diagnóstico de biorresonancia. El método es eficaz incluso en ausencia de síntomas vívidos de infección bacteriana. La investigación se basa en la teoría de la creación de vibraciones de cierta frecuencia por los cuerpos, lo que ayuda a determinar su tipo.
  3. Análisis de sangre ELISA. Sus ventajas son la especificidad y alta sensibilidad (hasta el 90%). El análisis ayuda a determinar el tipo de patógeno, su cantidad y etapa de desarrollo en el cuerpo.
  4. PCR, reacción en cadena de la polimerasa. Es un análisis para el estudio del ADN, que le permite identificar en el cuerpo protozoos, virus, clamidia. La desventaja es que el análisis no determina el número exacto de patógenos.

Tratamiento

El enfoque del tratamiento de las enfermedades parasitarias debe ser integral. El primer paso es cambiar su enfoque de la nutrición. No se requiere una dieta especial, pero se deben desechar algunos productos. La lista incluye:

  • leche;
  • azúcar;
  • dulces;
  • salado, graso, frito;
  • harina;
  • Carnes y pescados grasos.

Estos productos crean un entorno favorable para que el patógeno se multiplique. En lugar de comida chatarra, es necesario incluir más verduras y frutas frescas, verduras en la dieta. Aportan al organismo vitaminas y minerales, ayudan a recuperarse más rápido. Para la limpieza, se utilizan recetas populares, pero la base del tratamiento sigue siendo la medicación: agentes antiparasitarios sintéticos. Los antibióticos se prescriben solo en el caso de la naturaleza bacteriana de la enfermedad.

Se prescribe un medicamento específico según el tipo de patógeno y la infección que causa. Entre los medicamentos de uso común, se destacan los siguientes:

  1. Ivermectina. Nombrado por el componente del mismo nombre en la composición. Además contiene vitamina E y acetato de tocoferol. La acción principal de la droga es antiparasitaria, por lo tanto, se usa para ascariasis, oncocercosis, tricocefalosis, enterobiasis, filariasis, estrongiloidosis. La ivermectina también se usa para la sarna y los piojos. La dosis es en promedio de 12 mg, pero se calcula con precisión teniendo en cuenta el peso corporal de la persona. Para el tratamiento, se requiere una cita única. Se permite la reaplicación después de 1-2 semanas. La ventaja de la ivermectina está en el mínimo de efectos secundarios.
  2. Vermox. Contiene mebendazol, que tiene un efecto antihelmíntico. Indicaciones para el uso de Vermox: triquinosis, equinococosis, ascariasis, enterobiasis, estrongiloidosis, capilariasis, helmintiasis, teniasis, alveococosis. La dosis y el régimen de dosificación están determinados por el tipo de enfermedad. Con enterobiasis, tome 100 mg una vez, con triquinosis: 3 veces al día, 200-400 mg. Además, la capacidad de usar en niños a partir de los 2 años.
  3. Decaris. Basado en levamisol, tiene propiedades antihelmínticas. Se utiliza para anquilostomiasis, ascariasis, tricostrongilosis, enterobiasis, toxoplasmosis. Para la última enfermedad, se prescriben 150 mg por día durante 3 días. En el caso de helmintiasis, tome una dosis única de 150 mg antes de acostarse. El curso se repite después de 1-2 semanas. La ventaja del medicamento: en la mayoría de los casos, un ciclo de administración es suficiente.

Remedios caseros

No dependa únicamente de los remedios caseros. Deben ser un método auxiliar de tratamiento en el contexto de la terapia con medicamentos. La mayoría de las recetas populares se basan en las propiedades de las hierbas medicinales que son tóxicas para los parásitos. Algunas plantas ayudan a deshacerse de lamblia, Trichomonas, toxoplasmosis, clamidia. Las siguientes recetas se consideran eficaces contra ellos:

  1. Tome 4 cucharaditas. hojas de eucalipto y flores de tanaceto secas y trituradas, 3 cucharaditas. fruta sophora, 2 cucharaditas milenrama. Prepare una cucharada de la mezcla con un litro de agua hirviendo. Cubra el recipiente con el caldo con una tapa, déjelo reposar durante 20-30 minutos. Colar antes de tomar. La dosis es de un tercio de vaso 3 veces al día. Es necesario continuar el tratamiento durante al menos 2-3 semanas. La receta es eficaz contra Trichomonas.
  2. Mezcle alcohol isopropílico y cogollos de álamo negro en una proporción de 9: 1. Coloque el producto en un recipiente de vidrio, ciérrelo herméticamente y déjelo por 25 días en un lugar oscuro. Después de este período, es necesario colar la tintura. Tómelo 35 gotas por cucharada de postre de agua 3 veces al día. El curso contra la clamidia dura de 16 a 18 días.
  3. Prepare un vaso de semillas de calabaza. Molerlos, mezclar con 2 yemas y una cucharada de miel. Revuelva, agregue un poco de agua. Consuma el producto terminado con el estómago vacío todas las mañanas. Después de eso, debe acostarse durante 2 horas, colocando una almohadilla térmica caliente sobre su estómago. El procedimiento se repite diariamente durante 10 días. A esto le sigue un descanso de un par de días, después de lo cual debe realizarse otro ciclo de tratamiento. Esta receta ayuda con opisthorchis.

Prevención

Se deben seguir una serie de reglas para prevenir las infestaciones parasitarias. Se relacionan con las reglas de higiene personal y preparación de alimentos. La regla más común es lavarse las manos antes de comer y después de caminar. Además, se recomienda hacer lo siguiente:

  • desinfectar verduras, frutas y hierbas remojándolas en agua durante 20-30 minutos, luego enjuagar con agua corriente;
  • Enjuague las bayas con una estructura rugosa en una solución de soda al 1%;
  • no beba agua del grifo, use solo agua hervida;
  • calentar bien la carne y el pescado;
  • no beben agua de fuentes abiertas;
  • limpiar regularmente en húmedo la casa;
  • no te muerdas las uñas;
  • consumen menos levadura y alimentos azucarados;
  • lavar los juguetes y la ropa con más frecuencia, especialmente para los niños.

Video

¡Atención! La información presentada en el artículo tiene únicamente fines informativos. Los materiales del artículo no requieren autotratamiento. Solo un médico calificado puede diagnosticar y dar recomendaciones de tratamiento, según las características individuales de un paciente en particular.
.