Enfermedades inflamatorias de los ojos en niños y adultos: síntomas y manifestaciones, diagnóstico y tratamiento.

Enrojecimiento e hinchazón severos de los párpados, secreción mucosa de las esquinas, dolor del puente de la nariz pueden indicar inflamación del ojo. Entonces, un adulto o un niño muestra una reacción protectora a los efectos de cualquier estímulo patógeno. El ojo mismo o la región periocular pueden verse afectados. El enrojecimiento de la proteína se acompaña de dolor, lagrimeo y discapacidad visual. Incluso una inflamación menor de la retina u otra parte de los ojos requiere atención, porque son un órgano muy importante, responsable del 90% de la información que percibe una persona.

Artículos relacionados
  • Cómo cambiar el teléfono al modo de tono - qué es
  • Pastillas para mejorar la memoria
  • Codillo de cerdo al horno

¿Qué es la inflamación del ojo?

Si el ojo está inflamado, entonces esto se entiende como una respuesta adaptativa compleja del órgano en respuesta a la acción de factores internos o externos. Se manifiesta en un complejo de síntomas. El grado de su gravedad depende de la causa que provocó la inflamación de la membrana mucosa del ojo. Es infeccioso o no infeccioso. La patología afecta los párpados, la conjuntiva o el iris.

Causas de inflamación de los ojos

La inflamación del globo ocular puede ser causada por una infección, virus u hongos. El viento, el polvo, el calor, el frío, el deslumbramiento y los productos químicos son negativos. En las condiciones modernas de desarrollo de tecnologías, otro factor peligroso para los ojos es una computadora. El trabajo prolongado en él debido a la gran carga de visión también puede provocar complicaciones. En general, las razones se pueden dividir en varios grupos principales:

  • factores infecciosos;
  • reacción alérgica;
  • la influencia de factores agresivos e irritantes;
  • Lesión en partes o en todo el ojo.

Iris

En oftalmología, existen enfermedades inflamatorias de los ojos como uveítis e iridociclitis. Son inflamación de la parte anterior de la coroides del cuerpo ciliar y del iris. La gripe, la tuberculosis, la gonorrea, el herpes, las infecciones bacterianas y la clamidia son causas comunes de enfermedad. La iridociclitis puede resultar de gota, alergias, reumatismo o lesiones oculares. Más a menudo, solo un ojo se ve afectado. Iritis: una lesión aislada del iris se diagnostica con menos frecuencia. En caso de enfermedad, su color puede cambiar. La enfermedad puede desarrollarse como resultado de:

  • tuberculosis;
  • influenza;
  • sífilis;
  • brucelosis;
  • enfermedades de los senos nasales o las amígdalas;
  • ​​
  • leptospirosis;
  • caries crónica;
  • lesiones de la córnea con absceso purulento;
  • infección.

Párpados

La inflamación del párpado se manifiesta por hinchazón y enrojecimiento, como se muestra en la foto. El proceso puede capturarlo por completo. A veces, el párpado superior o inferior se inflama. Algunas enfermedades conducen a esta condición:

  1. Herpes. Tiene muchos tipos, pero casi todos se caracterizan por sensación de ardor, enrojecimiento de los párpados, picor, cortes e hinchazón alrededor del ojo. La patología ocular se caracteriza por la aparición de vesículas llenas de líquido.
  2. Chaliazion. Esta es una enfermedad de desarrollo lento que resulta de un bloqueo de la glándula sebácea o resfriados, gastritis. Colitis o blefaritis. En apariencia, la enfermedad es similar a la cebada.
  3. Blefaritis. Representa inflamación crónica múltiple de los márgenes palpebrales. Difícil de tratar.
  4. Cebada. La enfermedad se desarrolla debido al bloqueo del folículo piloso cerca de la pestaña o la glándula sebácea en el párpado superior o inferior debido al bloqueo del conducto o la acción de Staphylococcus aureus. La cebada a menudo aparece en los niños en un contexto de inmunidad debilitada, higiene inadecuada, suciedad e infecciones respiratorias agudas.

Conjuntiva

La capa interna del globo ocular y los párpados desde adentro es la conjuntiva. Su inflamación se llama conjuntivitis. Puede ser causado por irritación química, infección, alergia o lesión. La inflamación de la conjuntiva tiene varios tipos, cada uno de los cuales se caracteriza por sus propias causas:

  1. Bacteriana. Se nota si el ojo está hinchado y enrojecido. Los signos de inflamación también incluyen fotofobia, edema conjuntival y lagrimeo. La causa es la entrada de bacterias.
  2. Hemorrágico. Se caracteriza por hemorragia en el globo ocular y los párpados. La causa es el picornavirus, que es contagioso.
  3. Adenoviral. Se desarrolla como resultado de daños en el tracto respiratorio superior. La causa es el adenovirus.
  4. Alérgico. Puede ser causado por varios alérgenos como hongos.

Pústulas en los ojos

La secreción de pus en el área de los ojos suele ser el resultado de una infección en el saco conjuntival. El cuerpo reacciona de esta manera a la proliferación de bacterias. Un absceso en el ojo puede estar asociado con:

  1. Queratitis. Inflamación purulenta de la córnea, acompañada de supuración. Los síntomas incluyen fotofobia, dolor en el globo ocular, espasmo palpebral y opacidad corneal. Las causas pueden ser quemaduras, traumatismos, factores neurogénicos.
  2. Cebada. Enfermedad de las glándulas sebáceas por su bloqueo. El agente causal es el estafilococo o la demodicosis.
  3. Alergia. Causado por un efecto a largo plazo en el cuerpo de un irritante.
  4. Conjuntivitis purulenta aguda. Puede desarrollarse debido a bacterias, virus o alergias.
  5. Tracoma. Infección por clamidia. Se caracteriza por la formación de forúnculos y la posterior liberación de pus de ellos.

Explosión del ojo

Incluso el viento ordinario puede enfriar el ojo y causar inflamación. Las membranas mucosas del órgano no están protegidas por la piel, por lo tanto, los factores externos afectan especialmente su condición. El riesgo de anomalías en los tejidos del ojo aumenta con:

  • exposición prolongada a un acondicionador de aire que funciona a alta potencia;
  • caminar con el viento después de nadar;
  • estar en transporte cerca de una ventana abierta;
  • sacar la cabeza de un vehículo a alta velocidad;
  • puertas y ventanas abiertas de par en par, provocando corrientes de aire.

Inflamación de los ojos en un niño

La conjuntivitis bacteriana, hemorrágica o alérgica es la enfermedad más común no solo entre los adultos sino también entre los niños. En un niño, también conduce a la inflamación de los tejidos oculares. Otras causas de este síntoma son las mismas que se enumeran para los adultos. Estas son enfermedades:

  • cebada;
  • blefaritis;
  • queratitis viral;
  • alergia;
  • herpes;
  • chalazión.

Inflamación del ojo durante el embarazo

Además de las causas principales, los cambios hormonales son un factor en el desarrollo de la inflamación de los tejidos oculares en mujeres embarazadas. Debido a una disminución en los niveles de estrógeno y una disminución en la cantidad de humedad, se interrumpe el funcionamiento normal de los ojos. Los ojos comienzan a picar, llorosos y enrojecidos. Se notan su sequedad y fatiga. Este cambio hormonal provoca inflamación.

Localización de la inflamación en los ojos

El ojo tiene una estructura muy compleja. Consta de varias partes y tejidos, cada uno de los cuales tiene su propia función. La inflamación de los órganos de la visión se entiende como la totalidad de sus diversas patologías inflamatorias. Afectan a una u otra parte del órgano de la visión. Con la inflamación del globo ocular, se observa un patrón vascular pronunciado. La razón es pura sangre. Un proceso patológico crónico puede afectar los párpados, las glándulas lagrimales o las comisuras de los ojos. En general, la inflamación afecta:

  • la conjuntiva;
  • órbita;
  • la córnea;
  • el iris;
  • canales lagrimales;
  • recipientes.

Vale la pena distinguir entre la inflamación en sí misma y el enrojecimiento del ojo, que es causado por factores físicos. Estos incluyen polvo, lentes, arena, resplandor, viento, humo e incluso dolores de cabeza. El enrojecimiento como resultado de estos factores es comparable a una simple irritación, que a menudo desaparece por sí sola. Puede convertirse en una verdadera inflamación solo como resultado de la adición de una infección causada por virus, bacterias u hongos.

  • El niño rechina los dientes mientras duerme
  • Muslos de pollo en olla de cocción lenta - recetas con fotos. Cómo cocinar muslos de pollo guisados ​​o fritos en una olla de cocción lenta
  • Tratamiento de la varicela en niños

Cómo tratar

La terapia se prescribe teniendo en cuenta qué parte del ojo se vio afectada y qué causó el proceso patológico. Si hay pus, se requieren antibióticos orales como Oxacilina o Ampicilina. Las preparaciones locales no son menos efectivas. Se presentan con ungüentos antibióticos para los ojos. Un área localmente inflamada se puede tratar con soluciones antisépticas. Dependiendo del agente causante de la enfermedad, se prescriben medicamentos con efecto antifúngico o antiviral.

Algunas enfermedades graves que causan inflamación requieren un enfoque de tratamiento específico. El tratamiento se determina según la patología y la gravedad de sus síntomas:

  1. Conjuntivitis. Dependiendo del patógeno, se prescriben gotas antivirales, antifúngicas o antibacterianas. Para la conjuntivitis crónica, se utilizan antibióticos y antisépticos. Los fármacos hormonales son eficaces. Algunos de ellos se llaman prednisolona, ​​hidrocortisona.
  2. Uveítis, iridociclitis. Para las formas bacterianas o virales, se usa terapia antibacteriana o antiviral local y sistémica. Además, se muestran los medios que dilatan la pupila y la fisioterapia.
  3. Queratitis. Con la forma bacteriana de úlceras corneales, los ojos se tratan con una solución antiséptica y luego se aplica una pomada antibacteriana.
  4. Cebada exterior o interior. Las gotas antibacterianas, por ejemplo, Albucid, son el pilar del tratamiento. En cambio, una solución de penicilina o eritromicina ayudará.
  5. Blefaritis. En este caso, se realiza un tratamiento local con ungüento de mercurio y luego los párpados se lubrican con ungüento de gentamicina, furacilina o tetraciclina. Además, se utilizan gotas de sulfacil sódico o Sofradex.
  6. Dacriocistitis. La forma aguda se trata en condiciones estacionarias mediante inyecciones intramusculares de sal sódica de bencilpenicilina o tomando sulfadimezina. Gotas antibacterianas: la levomicetina, el sulfacil de sodio y la miramistina ayudan a prevenir el desarrollo de una infección.

Gotas

Estos medicamentos tienen un efecto local y afectan la membrana mucosa de los ojos. Las gotas difieren en composición y principio de acción. Las gotas más eficaces son:

  1. Levomicetina. Pertenece al grupo de colirios antibacterianos. Alivia y cura la inflamación. Debe dejar caer 1 gota en el saco conjuntival. Repita el procedimiento 3-4 veces al día.
  2. Visina. Gotas vasoconstrictoras que ayudan a aliviar incluso la hinchazón severa. Es necesario aplicar instilando 1-2 gotas en el ojo afectado. Repita el procedimiento hasta 4 veces al día.
  3. Albucid. Gotas con efecto bacteriostático. Es necesario gotear 1-2 gotas en el ojo en la esquina interna. Puede usar el medicamento hasta 6 veces al día.

Lociones para los ojos para la inflamación

Las lociones para eliminar la inflamación en el hogar son convenientes de hacer con almohadillas de algodón que humedecen con una solución medicinal y se aplica a los ojos. Entonces necesitas acostarte durante 10-15 minutos. Se recomienda repetir el procedimiento hasta 4 veces al día. Hay varios medios eficaces con los que se aplican las lociones:

  1. Med. Se debe verter una cucharadita con 250 ml de agua tibia, luego esperar a que se enfríe.
  2. Tome 1 cucharadita de semillas de plátano, agregue 2 cucharadas de agua hervida. Agitar la mezcla, verter otro medio vaso de agua hirviendo, dejar reposar un par de horas y colar.
  3. Prepare varias flores de aciano azul con un vaso de agua hirviendo, viértalas en un termo y déjelas durante aproximadamente 1 hora.

Tratamiento con remedios caseros

Como compresa o para lavar los sacos lagrimales, es adecuado el té caliente de rosa, milenrama o laurel. Una infusión de hojas de aloe es algo que puedes utilizar para enjuagar tus ojos con inflamación, incluso es recomendable. Para hacer esto, la planta debe triturarse, agregar un vaso de agua hirviendo y dejar reposar un par de horas. La hierba más eficaz para enjuagar los ojos doloridos es la infusión de manzanilla. Solo necesita verter una cucharadita de materia prima con agua hirviendo, y luego dejar reposar durante 20 minutos y colar.

Video

¡Atención! La información presentada en el artículo tiene únicamente fines informativos. Los materiales del artículo no requieren autotratamiento. Solo un médico calificado puede diagnosticar y dar recomendaciones de tratamiento, según las características individuales de un paciente en particular.
.