12 señales de que tienes un problema con la bebida

Muchos beben en buena compañía o para relajarse despues del trabajo. No es difícil para algunos rechazar otra porción de alcohol, mientras que otros esconden su adicción. Los signos inherentes a las personas abusivas ayudarán a determinar su grado.

Artículos relacionados
  • Remedios populares para el tratamiento y prevención de lombrices
  • Reflujo duodenogástrico
  • Receta de aderezo para ensalada César

Cómo reconocer el peligro

Los signos de dependencia del alcohol pueden ser difíciles de notar. Si una persona esconde un problema, intenta beber sola; por esta razón, los seres queridos no notan cambios en el comportamiento o el bienestar. Cuando la embriaguez provoca un deterioro en la calidad de vida, podemos hablar de alcoholismo.

Factores indicativos de adicción:

  • sentimientos de culpa o vergüenza debido a la embriaguez;
  • mentir a otros u ocultar hábitos de alcoholismo;
  • deseo de ahogar las dificultades con las bebidas alcohólicas;
  • cerveza o cócteles por la mañana;
  • Beber regularmente más alcohol de lo esperado.

La adicción a menudo pasa desapercibida, por lo que es importante reconocerla lo antes posible: esto ayudará a tomar medidas oportunas y reducir la cantidad de alcohol consumido. Comprender y darse cuenta del problema es el primer paso para dejar la adicción.

No puedes dejar de hacerlo

El cuerpo de un alcohólico requiere regularmente nuevas dosis de alcohol. Esto se debe a que la tolerancia al etanol está aumentando y la persona necesita beber más para lograr una sensación de relajación. Estos signos se encuentran entre los primeros síntomas peligrosos que indican el desarrollo de la adicción.

Ocupa demasiado espacio en tu vida

La siguiente señal de advertencia es abandonar tus planes habituales a favor del alcohol. Esto sucede cuando una persona pasa mucho tiempo con alcohol. Esto se aplica no solo al uso, sino también a la resaca, la recuperación posterior.

El alcohólico se comunica poco con la familia, los amigos, deja de ir al gimnasio y hace las tareas del hogar. Realice un seguimiento de la cantidad de tiempo que dedica al alcohol, anote los datos para analizar el grado de adicción.

Ha aumentado sus dosis

El cerebro se vuelve menos sensible al alcohol con el tiempo, ya que se adapta a las dosis habituales. Cuando una persona no siente la misma euforia por 1-2 vasos, quiere beber más para relajarse. Si es necesario aumentar la dosis, debe pensar en reducir la cantidad de bebida.

Siente una necesidad irresistible de beber

El desarrollo de la dependencia del alcohol se manifiesta en obsesión, deseo obsesivo por la ingesta regular de etanol. Quiero beber tanto que es imposible pensar en otra cosa. Esta necesidad se desencadena por ciertos estímulos: la hora del día, las cosas, las personas o los lugares asociados con el alcohol. Otros motivos de atracción son las emociones o las sensaciones físicas.

Renunciar al entretenimiento habitual

Los alcohólicos cambian radicalmente sus vidas: abandonan las vacaciones familiares, asisten a conciertos, fiestas. Si el alcohol se ha convertido en el entretenimiento principal, que ha reemplazado a cosas importantes: criar a los hijos, cumplir con los deberes profesionales, ayudar a los seres queridos, es hora de pensar en ello.

Afecta negativamente su vida

El alcohol afecta negativamente su capacidad para trabajar o estudiar. Recuerda la frecuencia con la que llegaste a la oficina o la universidad con resaca, no cumpliste con los plazos de entrega de un proyecto o de un curso. Si hay muchos de estos hechos, esto indica un deterioro en la calidad de vida.

Surgen problemas en las relaciones

Otro signo de alcoholismo es la agresión irrazonable, que aumenta la tensión o estropea las relaciones con los niños, la otra mitad. Si personas cercanas intentan ayudar, hablan de adicción, esto provoca enfado, arrebatos de enfado e irritabilidad en el bebedor.

La condición física del cuerpo se está deteriorando

El alcoholismo es gravemente perjudicial para la salud. Primero, la fisiología sufre: aparecen ansiedad, alteraciones del sueño, sudoración, apatía. El alcohol altera la química del cerebro, que intenta adaptarse a altas dosis de etanol.

Cuando una persona deja de beber, se desarrollan síntomas de abstinencia. Se caracteriza por temblores en las manos, náuseas, vómitos, dolor de cabeza y pérdida del apetito. Esto puede agravar la situación: en un intento por hacer frente a la mala salud, el adicto comienza a beber más.

  • Duphalac - instrucciones de uso para adultos y niños
  • Ajo en escabeche para el invierno: recetas con fotos. Cómo encurtir ajo en casa con dientes y cabezas
  • Ensalada Tiffany: una receta con una foto paso a paso. Cómo hacer la mejor ensalada Tiffany con pollo

Se producen situaciones de riesgo

la persona deja de pensar sesudamente. La vida se le aparece bajo una luz diferente, el miedo y el instinto de autoconservación retroceden. Conducir, pelear o tener relaciones sexuales en estado de ebriedad sin condón puede provocar situaciones desagradables.

Comienzan serios problemas de salud

Cuando se consume alcohol, no solo el cerebro sufre, sino también el hígado, los órganos digestivos y la inmunidad; esto conduce a enfermedades graves. Algunos tipos de cáncer se desarrollan debido al consumo excesivo de alcohol. Si una persona se da cuenta del riesgo, pero continúa aplicándose al biberón, necesita ayuda urgente.

Llega a la delincuencia

Debido a la embriaguez, hay muchos accidentes, peleas, robos y otros delitos. Este comportamiento puede llevar a la detención con el tiempo. Si ya han comenzado los problemas con la ley, debe deshacerse de su adicción.

No se puede dejar el alcohol

Muchas personas intentan resolver el problema por sí mismas: las personas creen que tienen la fuerza suficiente para reducir la cantidad de alcohol consumido o para dejar el alcohol por completo. Esto rara vez sucede: a menudo, los alcohólicos vuelven a la adicción después de un tiempo o la reemplazan con una adicción más peligrosa: las drogas.

Las consecuencias del alcoholismo

El abuso de alcohol conduce al deterioro de todos los aspectos de la vida. El alcohol tiene un efecto destructivo en los órganos, mata las células del cerebro y daña la percepción de la realidad. Las personas dependientes a menudo se sienten solas porque los miembros de la familia no quieren comunicarse con ellas. Los padres bebedores sufren de los niños. Las consecuencias del alcoholismo son cambios de personalidad, que se degradan mucho con el tiempo.

Qué hacer

Para sobrellevar un mal hábito, necesita:

  1. Reconocer la existencia de problemas con el alcohol. Esto requiere una tremenda fuerza de voluntad y coraje.
  2. Pedir ayuda. Hay muchos programas de rehabilitación para alcohólicos, y para salir de la borrachera, puedes acudir a la clínica. Con una fuerte dependencia, el tratamiento farmacológico es efectivo, métodos psicológicos: hipnosis, sugestión.
  3. Pida apoyo a sus seres queridos. La recuperación es más rápida cuando hay rostros familiares que animan y alivian.
  4. Averiguar y eliminar la causa del alcoholismo. A menudo consiste en problemas psicológicos que requieren tratamiento por parte de un médico apropiado.

Vídeo

.