Los dos tonos de las protestas en la Secretaría de Cultura, no es lo que parece
(Foto tomada de Proceso, Alejandro Saldívar)
Tlaxcala, Tlax.
11/Oct/2018

EDITORIAL
 
El Plan de descentralización de secretarías ya generó su primer conflicto: ayer los burócratas de la secretaría de cultura se plantaron afuera de las instalaciones en Reforma, Ciudad de México, para demandar una mesa de diálogo con el presidente electo, además de solicitar mejoras laborales frente al inminente traslado de la planta administrativa a Tlaxcala.

Sin embargo, el tema tiene dos tonos que poco se han definido y que ha quedando envuelto en la opinión pública como la negativa, sin más, al traslado de la secretaría por la afectación de los derechos laborales

Primero, la protesta de trabajadores de la Secretaría de Cultura la promueven dos agrupaciones con intereses distintos, una de burócratas administrativos que rechazan el traslado de la secretaría, y otra de trabajadores de Bellas Artes (INBA), del Centro Nacional de las Artes y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) que solo demandan mejoras salariales a casi dos años sin tener mejores condiciones laborales y sin recursos tras el recorte presupuestal a cultura del 30 por ciento. 

En ese sentido, dos son los grupos y dos las solicitudes, solo que uno ha sido más estridente que el otro. Se trata de los líderes del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Secretaría de Cultura (SNDTSC), María de los Ángeles Medina y Juan Manuel Hernández, quienes abiertamente han movilizado a los burócratas para rechazar la decisión del gobierno electo de mover la secretaría de cultura a Tlaxcala, sin embargo sus demandas aun no son claras ni sus argumentos convincentes.  

"No nos oponemos a la descentralización, nos oponemos por las formas", han dicho los burócratas sindicalizados tras demandar la falta de consulta y diálogo con el gobierno electo. 

En ese sentido, el problema se reduce a las "formas" y no a las dificultades operativas, presupuestales o hasta de arraigo citadino de una veintena de burócratas de la Ciudad de México a su traslado geográfico de menos de tres horas a Tlaxcala. 

En esta oposición de intereses, se suma el interés legítimo de los tlaxcaltecas. Los artistas, ciudadanos y el gobierno esperan con ánimos el traslado de la Secretaría de Cultura para convertir a la entidad en epicentro de la difusión, la creación y la política cultural del país, aunque aún no se pueden ver con claridad las implicaciones, sobre todo en el tema artístico en la entidad.  

"Sin duda se ha abierto un panorama de esperanza, de expectativa y de aire fresco, de renovación para los creadores, artistas y público, esperemos que con el traslado de la Secretaría de Cultura a Tlaxcala se pueda recuperar el arte y, sobre todo, el sentido del arte en Tlaxcala que por mucho ha sido rigurosamente institucionalizada y llevada a expresiones comerciales deleznables", dijo recientemente el actor de teatro Mauricio Garmona en entrevista para Zona Crítica y con eso nos quedamos... por ahora. 
 
  También en EDITORIAL...  
 
2018-12-06
 
2018-12-04
 
2018-12-03
www.zonacritica.mx 2018 Legal y Privacidad Contacto Periodismo Social, Político y de Investigación