Periodismo social, político y de investigación.
“Evidente que el IET está al servicio del PRI”: Adriana Dávila
.
12/Jul/2013
Iván Muñoz Pérez



“Es evidente que el Instituto Electoral está al servicio del PRI”, señaló la senadora Adriana Dávila a su repentina llegada como representante de casilla por el Partido Acción Nacional (PAN) en el proceso de cómputo de la paquetería electoral del municipio de Apizaco después de que, José Félix Solís, representante del PAN ante el IET, manifestara en la sesión permanente del Consejo General la repentina aparición de boletas anuladas contra el candidato del PAN en Apizaco.


“Hay la intención del Consejo Municipal de quitarle la elección al Partido Acción Nacional; hay boletas que fueron tachadas en un modus operandi orquestado por el PRI para ganar a costa de lo que sea, del mismo modo como está pasando en el distrito XIII del municipio de Calpulalpan”, manifestó la senadora.


Ante el descontento de los demás representantes de los partidos instalados en la carpa donde se lleva a cabo el recuento de los votos del municipio de Apizaco, la senadora Adriana Dávila argumento que “como representante de representación popular tengo todo el derecho de ser representante de casilla; no tengo ningún impedimento legal para ser representante suplente, además de que ya estoy acreditada.”


Los inconformes la conminaron a abstenerse de participar en el cómputo, toda vez que su investidura pudiera polarizar e incidir en el proceso electoral.


Ante ello, Adriana Dávila reviró diciendo que “a mi me están impidiendo que sea representante de mí partido, sin embargo está el sobrino del candidato del PRI a presidente municipal de Apizaco, Rafael Ortega, trabajando en el Instituto como auxiliar, además en una de las mesas en donde está compitiendo su tío, entonces yo creo que es ilógico e irrelevante y además mercenario lo que están haciendo.”


Por último, José Domingo Calzada, representante del PRD ante el IET, pidió al Consejo analizar la permanencia de la Senadora Adriana Dávila y la posibilidad de invitarla a no participar en el proceso de recuento de votos, toda vez que su “investidura puede polarizar e incidir en los trabajos.”   

COMENTA CON NOSOTROS
EDITORIAL

El rechazo de la Ley 3 de 3 y las tarjetas del PVEM

En tiempo electoral habría que poner especial atención a lo que la representación de los partidos hacen o no en las cámaras federales. De algún modo, la idea posmoderna del fin de los grandes discursos ideológicos que definía a los partidos o las agrupaciones, ha logrado que los individuos se deslinden de las malas prácticas de sus partidos y enarbolen el discurso del valor personal, del individuo político. 

Por eso el revisitado lugar común de votar por la “persona” y no por el partido y el fin de las ideologías partidistas, se cierne sobre chapulines, conversos y demagogos. 

Eso es al exterior y en lo particular. Pero al interior contradictoriamente el capitalismo es uno y el más grande relato de la historia moderna; asimismo, el discurso neoliberal es el relato político colectivo de los empresarios y políticos que conservan el interés y la ideología derechista. 

El rechazo de la Ley 3 de 3 por parte de los partidos del PRI y PVEM es el ejemplo de ese tenor acumulado de ideas sobre cómo debe ser la plataforma gubernamental (opaca y ad hoc) para los gobiernos neoliberales. 

El reflejo de ese sol permea con sus rayos en lo local; inevitablemente la alianza PRI-PVEM es la representación de una sola práctica derechista. A eso se suma la reproducción de las tarjetas cargadas de saldo que, en acusación de las candidatas del PRD y PAN, está repartiendo el PVEM para condicionar el voto ciudadano, como sucedió en 2012 con las tarjetas Soriana y Monex, aún en la impunidad. 

El “podrá” escrito en la Ley General de Responsabilidades avalada por el PRI y PVEM en el Senado, representa el más obvio desinterés por la transparencia y la rendición de cuentas, en un país donde la desigualdad avanza firme.



Zona Critica. El escrutinio de las ideas. ®
Tlaxcala, Tlaxcala.
www.zonacritica.com