Periodismo social, político y de investigación.
“Evidente que el IET está al servicio del PRI”: Adriana Dávila
.
12/Jul/2013
Iván Muñoz Pérez



“Es evidente que el Instituto Electoral está al servicio del PRI”, señaló la senadora Adriana Dávila a su repentina llegada como representante de casilla por el Partido Acción Nacional (PAN) en el proceso de cómputo de la paquetería electoral del municipio de Apizaco después de que, José Félix Solís, representante del PAN ante el IET, manifestara en la sesión permanente del Consejo General la repentina aparición de boletas anuladas contra el candidato del PAN en Apizaco.


“Hay la intención del Consejo Municipal de quitarle la elección al Partido Acción Nacional; hay boletas que fueron tachadas en un modus operandi orquestado por el PRI para ganar a costa de lo que sea, del mismo modo como está pasando en el distrito XIII del municipio de Calpulalpan”, manifestó la senadora.


Ante el descontento de los demás representantes de los partidos instalados en la carpa donde se lleva a cabo el recuento de los votos del municipio de Apizaco, la senadora Adriana Dávila argumento que “como representante de representación popular tengo todo el derecho de ser representante de casilla; no tengo ningún impedimento legal para ser representante suplente, además de que ya estoy acreditada.”


Los inconformes la conminaron a abstenerse de participar en el cómputo, toda vez que su investidura pudiera polarizar e incidir en el proceso electoral.


Ante ello, Adriana Dávila reviró diciendo que “a mi me están impidiendo que sea representante de mí partido, sin embargo está el sobrino del candidato del PRI a presidente municipal de Apizaco, Rafael Ortega, trabajando en el Instituto como auxiliar, además en una de las mesas en donde está compitiendo su tío, entonces yo creo que es ilógico e irrelevante y además mercenario lo que están haciendo.”


Por último, José Domingo Calzada, representante del PRD ante el IET, pidió al Consejo analizar la permanencia de la Senadora Adriana Dávila y la posibilidad de invitarla a no participar en el proceso de recuento de votos, toda vez que su “investidura puede polarizar e incidir en los trabajos.”   

COMENTA CON NOSOTROS
EDITORIAL

La crisis del PAN a los reflectores


Esta semana los reflectores los atrajeron los panistas. Adriana Dávila Fernández salió del anonimato lanzando señales de guerra después de su segunda y más lacerante derrota electoral, la fracción parlamentaria del Partido Acción Nacional (PAN) se quebró una tarde del martes en el salón de plenos y a Adolfo Escobar Jardínez le explotó la bomba del Polideportivo que no solo dejó crecer, sino que ingenuamente prendió al finalizar una administración más o menos mesurada que impuso en el imaginario un último año de obras públicas eficaz. 

Sin duda hay crisis en el PAN que la dirigencia estatal ha descifrado tarde, y Adriana Dávila ha asumido en actitud incendiaria en lugar de actitud conciliadora. 

Tiene razón cuando dice que la derrota es responsabilidad de ayuntamientos, diputados, dirigentes y militancia, pero quien encabeza el proyecto renovador gubernamental debe garantizar la mejora dentro y fuera de los municipios y del propio sistema administrativo, sin embargo, el proyecto, si lo hubo, no le alcanzó. 

Ahora los diputados locales dejan entrever que las decisiones no pueden tomarse de manera unilateral o que un solo diputado detente el poder en el Congreso, así lo han denunciado Humberto Agustín Macías Romero, Julio César Álvarez García y Roberto Zamora Gracia. Por lo menos en el imaginario colectivo ha quedado de manifiesto que todo se debe a pugnas adrianistas contra la disidencia albiazul enmarcadas en derrotas propias y victorias ajenas negociadas al interior de los partidos. 

Pero quien ahora atraviesa por uno de los momentos que pueden marcar negativamente su administración claroscura es Adolfo Escobar Jardinez, quien ha cometido uno de los errores jurídicos más infantiles y que, poco a poco, empiezan a vislumbrarse indicios de la responsabilidad del área jurídica del ayuntamiento. Resulta que el ayuntamiento de Tlaxcala sabía del proceso intestamentario y de las notificaciones para detener la obra. 

El panismo deberá recomponerse de inmediato, le queda apenas un año efectivo para lograr consensos al interior y poder destrabar el proyecto de derecha que representará Ricardo Anaya o Margarita Zavala si Gustavo Madero no les brinca.



Zona Critica. El escrutinio de las ideas. ®
Tlaxcala, Tlaxcala.
www.zonacritica.com