Columna
Espiridion Conde Nieva
LECCIONES PARA LA SEGUNDA TRANSICION
30/Jul/2018

 

El voto mayoritario que a principio de este mes dejó definido el modelo de régimen que tendremos los próximos seis años por lo menos, permite que esta transición supere en expectativas a la vivida por nuestro país en el año 2000, situación que inquieta a quienes suponen que puede darse un cambio sin cambio.

Un primer aspecto a destacar es que ahora se superan las desventajas que entonces mantuvieron atadas a las posibilidades de lograr una transformación significativa en el enfoque de como se venía dando la conducción de las instituciones, pues si bien se gana la Presidencia la República y se tienen las fracciones más altas en las cámaras legislativas, no se logró entonces contar con los votos que significaran la mayoría, por lo que el paquete legislativo para emprender reformas no logró avanzar en tal sentido. Si a lo anterior se agregan las fallas en el diagnóstico de la situación y la cobardía de repetir el esquema seguido por Francisco I. Madero al derrotar al porfirismo, de continuar trabajando con la estructura viciada de la administración anterior poco podía ser logrado entonces. Un matiz que caracterizó a dicho periodo fue el enfoque que se le dio al ingreso derivado de la muy favorable situación del mercado petrolero mundial, cuando quedaron alineados dos aspectos positivos para el país, por un lado con la elevada producción nacional y por otro, los elevados precios internacionales, que sin proyecto claro de su destino se gastaron en transferencias a las entidades federativas fortaleciendo la figura de los gobernadores. La formación de la CONAGO como espacio de presión, más que de negociación frente al gobierno federal, ocasionó un torrente de recursos fiscales que acentuó en las entidades federativas la problemática de la corrupción, al carecer en estos espacios de sistemas certeros de fiscalización.

El contraste que se observa respecto lo antes señalado, en las líneas de acción que anuncia el futuro jefe de Ejecutivo Federal seguramente se han tomado en cuenta las fallas anteriores y por lo que hace al enfoque del gasto público, las medidas de austeridad y combate a la corrupción ya aparecen algunas inconformidades. La medida anunciada de disminuir esquemas administrativos obesos, como por ejemplo las numerosas delegaciones federales en cada una de las entidades, causa malestar, sin embargo como ejemplo en el caso del  estado de Tlaxcala, vemos que la jefatura del Centro SCT no la tiene un ingeniero sino una abogada y si se piensa que en la SEDATU debiera estar un arquitecto especializado en urbanismo o un sociólogo, nos enteramos que la ocupa un ingeniero civil cuya carrera se ha hecho en la política y la administración. Eso sí, los conocedores de cada problemática ocupan los espacios de segundo y tercer nivel en estas organizaciones, por lo que al desaparecer a las actuales cabezas, se dará espacio de participación a éstos. Si bien existen comités y concejos de desarrollo en cada entidad federativa, la verdad es que hasta ahora no se logra una verdadera coordinación de programas y cada parte se interesa por cumplir la instrucción que recibe, poco se hace pues en cuestión de integralidad de acciones y de enfoques. La acción coordinada de las oficinas locales de las dependencias bajo la conducción de una sola persona, intenta simplificar programas y hacer eficiente el gasto público se enfoca en encauzar, sin restar facultades a los gobiernos locales que continuarán recibiendo participaciones federales, con la especial característica de que la fiscalización del gasto estará más certera.

De la llamada burocracia dorada, escandalosamente extensa, complicada y costosa, ella misma se ha desprestigiado por los aumentos salariales que recién ha recibido, como por la molestia manifiesta que les significa la disminución o desaparición de los excesivos beneficios que obtiene de su desempeño.

Parece ser que el cambio que se nos presenta si lo puede ser.           

 
 
  Otras entradas de: Columna  
www.zonacritica.mx 2018 Legal y Privacidad Contacto Periodismo Social, Político y de Investigación