Periodismo social, político y de investigación.


EDITORIAL

Gobiernos antidemocraticos



Los ciudadanos tenemos pocos criterios para discernir entre los políticamente bueno y lo políticamente malo; la tradición cultural, religiosa y política nos dotó de un sentido común raquítico y oxidado. 

 Cuando Octavio Paz decía que México merecía un análisis fuera del curso histórico de los pueblos,y Mario Vargas Llosa llamó a la mexicana la dictadura perfecta, en el fondo trastocaron esta cualidad del ciudadano mexicano sin herramientas para evaluar críticamente las decisiones que se toman en los poderes del estado,y que a todos nos conciernen no solo por obligación política sino existencial. 

 Como sea, en algunos países la sociedad pone en jaque a los gobiernos antidemocráticos, corruptos y a las empresas trasnacionales que avanzan aniquilando el medio ambiente y enterrando los derechos laborales. 

 Pocos en México vierten sus críticas con valentía, a pesar de que la corrupción naturalizó la injusticia y la violencia, o bien se impone desde los medios de comunicación masiva. 

 Se entiende que estos y la cúpula aristocrática en el poder institucional que departe junto a los empresarios defiendan su estilo de vida holgado, individual y privativo, pero que los ciudadanos resistan los vapuleos de la miseria, la injusticia y la falta de oportunidades y que, además,defiendan el sistema y crean ciegamente en la utopía neoliberal, resulta un absurdo que rompe exponencialmente con el tipo de absurdidad por la que Albert Camus quemó las naves.

 ¿Por qué las movilizaciones de la CNTE son minoritarias? ¿Por qué el priismo se entronó en la silla a pesar de todo? ¿¿Por qué se denosta el trabajo periodístico y se le da amplios márgenes de duda a actores y cómplices corruptos? ¿Por qué los legisladores demandan la mano que mancilló el lábaro patrio y omiten hablar de las reformas antisociales y las componendas al interior del congreso? 

 Al cierre del día los que pagan las omisiones de los jefes, burócratas, autoridades y legisladores aristócratas analfabetas son los que vienen atrás, “el de atrás paga”, miserables, desempleados, hambrientos, castigados por el tiempo de la burocracia empresarial.



NACIONAL





OPINIÓN

Marielos y los dinosaurios
Carolina Vásquez Araya

No es un regreso a los años 70. En realidad, nunca fueron plenamente superados...
Cristina y su terquedad de yegua
Ilka Oliva Corado.

Modestia aparte, Cristina además de mujer es yegua y morocha, (como dicen los argentinos) vaya que y..
Un método analítico
Octavio Aristeo López

...


Zona Critica. El escrutinio de las ideas. ®
Tlaxcala, Tlaxcala.
www.zonacritica.com